PORSCHE REÚNE A SUS MÓDELOS HÍBRIDOS MÁS POTENTES


Por primera vez y en un único escenario, Porsche reunió sus modelos híbridos más potentes durante la presentación del 919 Hybrid LMP1 de competición, la cual tuvo lugar en los test de pretemporada del Campeonato Mundial de Resistencia (WEC) de la FIA 2017 celebrados en Monza (Italia) durante el fin de semana. El encuentro de estos deportivos tecnológicamente avanzados fue llevado a cabo en la línea de salida y llegada del renombrado circuito situado en el Parque Real, cerca de Milán.

El futuro de los autos deportivos es la electrificación. Con el 911 GT3 R Hybrid y el 919 Hybrid, un prototipo que ha ganado dos veces las 24 Horas de Le Mans, Porsche lo ha demostrado tanto en la pista como en sus modelos de producción en serie. Con el lanzamiento del 918 Spyder de 887 hp (652 kW), en 2013, Porsche anunció una nueva era de superdeportivos: además del motor de ocho cilindros y 4.6 litros, éste también tiene dos motores eléctricos. El conjunto del sistema de propulsión permitía conseguir un extraordinario rendimiento. Con el nuevo Panamera Turbo S E-Hybrid, Porsche ha establecido una vez más un camino innovador. Por primera vez, un vehículo híbrido enchufable representa el tope de la gama de un modelo determinado. También está ya en el horizonte el primer deportivo de cuatro puestos de la historia de Porsche en tener propulsión ciento por ciento eléctrica, un auto que llegará al mercado antes de que termine esta década. El prototipo Mission E, que Porsche presentó en el Salón del Automóvil de Fráncfort de 2015, supuso el punto de partida de este proyecto.

Los pioneros híbridos enfatizaron la gran importancia de la electrificación; en Porsche, la innovación es una tradición. Porsche ve este nuevo tipo de ‘E- Performance’ (‘Rendimiento Eléctrico’), que supone más potencia, más placer en la conducción, menos consumo de combustible y una reducción en las emisiones de gases, como el kit de prestaciones del futuro. Desde el principio, Porsche vio la tecnología híbrida no sólo como esencial para la movilidad sostenible, sino también como una forma especialmente positiva de eficiencia. Ya en 1899, Ferdinand Porsche diseñó el Lohner-Porsche ‘Mixte’. Con su combinación de propulsión eléctrica más un motor de combustión, es considerado el primer auto híbrido de serie del mundo.