MOTOR | Año Nuevo, auto nuevo


Año nuevo, vida nueva… ¿y carro nuevo?. Si respondiste de manera afirmativa a esta pregunta, significa que incluiste dentro de tus propósitos para 2018 abandonar el transporte público, renovar el auto que tanta lata te ha dado, o simplemente estás listo para el coche que tanto anhelas.

Si dedicaste una de las uvas del brindis al deseo de renovar o comprar un auto, debes saber que estás en el momento ideal para hacerlo, ya que en la actualidad contamos con un gran número de herramientas para tomar la mejor decisión de compra. Ya sea a través de la información que se encuentra en los foros de expertos, o que acudas con un técnico especializado que te asesore, hoy en día podemos acceder a una buena cantidad de información para elegir de la mejor manera.

Sin embargo, dentro de la emoción por cambiar de auto, podemos perder de vista algunos detalles que quizás en el futuro se conviertan en pesadilla. Por este motivo, Auto Chilango te dice cuáles son los aspectos que NO debes perder de vista al comprar un auto:

1.- Antecedentes de golpes

En la búsqueda de tu nuevo vehículo debes constatar que el vehículo no haya tenido algún tipo de percance de seriedad. En muchos casos los vendedores tratan de ocultar golpes para poder deshacerse de un vehículo que ha perdido gran parte de su valor.

Es importante revisar que el vehículo no haya sido declarado Pérdida Total, que es cuando el objeto ha perdido su naturaleza inherente para cumplir la finalidad a que estaba destinado, o en otras palabras, que ya no es un auto al que se le pueda confiar el servicio de transporte.

Si el monto del siniestro es mínimo (15% del valor del auto) se puede considerar un daño no estructural o estético, pero en rangos de 20 o 30% o más del valor del auto, vale la pena pedir referencias a quien lo vende para saber más detalles y visto bueno de un mecánico para evitar tomar un auto que pueda dar problemas después como acabado de pintura y hojalatería de poca calidad “en el mejor de los casos” o problemas mecánicos de confiabilidad serios como suspensión o dirección.